23 de abril, día del libro… ¿digital?

Libros digitales en veterinaria

En veterinaria la consulta de libros y artículos es todavía la forma más frecuente  de actualización profesional. Con motivo del Día del Libro me parecía oportuno plantear unas reflexiones sobre la agitación que está viviendo el mundo editorial con la aparición de los formatos digitales porque va a afectar directamente a la información que las editoriales pongan a disposición de los veterinarios.

Los libros de veterinaria están cambiando, cada vez tienen más imágenes y menos texto, se estructuran cada vez de una forma más didáctica y menos académica y, sobre todo, se empiezan a digitalizar, aunque de momento esta digitalización consista en pasarlos a formatos pdf.

Mucho se ha hablado de la comodidad de llevar una verdadera biblioteca en una tableta digital para acceder a tus lecturas favoritas. En nuestro sector esta ventaja se convierte en definitiva puesto que nuestros libros apenas se leen. Se consultan. Y es habitual que ante un problema se consulten varias fuentes. Los sistemas inteligentes de búsqueda de una biblioteca digital ya son argumento suficiente para intuir que los libros digitales van a ser mucho más eficaces. Esto hace pensar en algunos aspectos sobre el futuro de los libros en veterinaria.

1. Pronto no habrá libros en papel ¿o sí?. Da igual que el papel “muera” o se mantenga. Eso, como siempre, lo decidirán los veterinarios, el mercado. Si se dejan de editar libros en papel, el libro digital pasará a llamarse libro a secas.

2. Los buenos editores especializados en veterinaria seguirán siendo fundamentales. Tanto tiempo manejando libros en papel que se ha confundido lo que pagas por el continente con lo que pagas por el contenido. La veterinaria contará con buenos materiales editoriales si alguien, el editor, coordina con profesionalidad autores, traductores, correctores, distribución, marketing… Conozco a algunos autores que con muy buena voluntad han sido capaces de “editar” algunos trabajos gracias a la tecnología de la que ahora fácilmente disponen. Viendo los resultados hay que concluir que la tecnología no convierte a un autor en editor. Hoy más que nunca la labor del editor es irremplazable puesto que la incorporación de nuevos formatos de contenidos (vídeos, rich media complican mucho la edición para obtener un libro digital de calidad).

3. Las ediciones tienen que enriquecerse. Los libros digitales permiten navegar por cientos de fotografías que nunca hubieran cabido en las hojas de un libro por razones de espacio, pueden albergar vídeos, links a informaciones, testimonios, debates, evaluaciones, casos clínicos, etc. en la red, pueden contener funcionalidades avanzadas como búsquedas, seleccionar información favorita… Y todo esto, volviendo al punto anterior, es labor del editor. Sin duda aparecerán libros digitales sorprendentes que nos ayudarán mucho más en nuestra labor profesional.

4. ¿Cuánto deben costar los libros digitales? Si eres editor, lo mismo que los de papel, si eres lector, nada o casi nada. En mi opinión, lo justo y razonable. En la industria editorial existen modelos basados en los costes de edición y producción sobre los que se establecen los costes de un libro. El formato digital necesita modelos donde intervengan otros factores como el hábito de consumo, o el tipo de contenidos (técnicos y de desarrollo profesional en nuestro caso). Esto dará lugar a modelos de suscripción, de descargas, etc. Si el contenido es bueno, los veterinarios lo compraremos. Como hasta ahora.

5. ¿Tendremos que sufrir los diferentes estándares y los DRM? En mi casa hay tres móviles y cada uno de ellos tiene un cargador diferente de batería. Algo así está ocurriendo con los libros digitales: Amazon, Casa del Libro, FNAC, Apple… cada uno con un estándar diferente que obligaría, en un caso extremo, a la impensable situación de tener varios lectores. Los DRM (Digital Rights Management) que en pocas palabras son las plataformas que tratan de gestionar los derechos de los autores y evitar la piratería de los libros digitales no son compatibles entre sí. Habrá que esperar a que exista una voluntad de compatibilización entre los diferentes proveedores para que manejar la biblioteca digital no resulte un engorro y que un libro que he descargado lo pueda leer en cualquier dispositivo.

Estas son algunas de las reflexiones que se pueden realizar en torno al libro en un día tan señalado. Han corrido y correrán ríos de tinta (o de píxeles) sobre este tema. ¿Has pensado alguna vez en el futuro del libro veterinario y en cómo te gustaría que fuera?

2 Respuestas a “23 de abril, día del libro… ¿digital?

  1. Jose Rodriguez

    Estoy completamente de acuerdo contigo, es un viaje sin vuelta atras, el libro digital se esta “comiendo” al de papel y en cuanto este unificado el estandar todos seremos mas felices, sobre todo los que todavia no estan inmersos en este lio.
    Un abrazo

    • A ver si los hados te oyen y llegamos pronto a esa tan esperada estandarización, aunque la guerra que se está librando no parece tener un final próximo. A ver si a la veterinaria no nos afecta y las obras que se comiencen distribuir en formato digital son susceptibles de ser manejadas ne múltiples soportes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s