Marketing de contenidos y la madre que los parió

Marketing de contenidos.

El marketing de contenidos (content marketing) es un concepto que se crea para definir una nueva tendencia en comunicación: cada vez el usuario consume más información (mucha de ella online) y se convierte en receptor activo, al que le molestan las interrupciones publicitarias y así, atendiendo a esta realidad, se configura el inbound marketing y el permission marketing.

Las marcas, siempre atentas a las necesidades, ven una oportunidad para llegar a su target mediante la generación de contenidos de marca (brand content). Si los contenidos provienen de líderes de opinión pueden influir más sobre los consumidores y usuarios (marketing de influencia). Además intentaremos tener mucho éxito y conseguir crear grupos muy activos que sigan tendencias (marketing de movimiento). Todo ello alineado con la historia que toda marca tiene que contar (storytelling) y narrarlo a través de los distintos canales (transmedia) intentando informar y emocionar (emotional marketing).

Suelo ser comedido cuando se trata de la expresión escrita pero ante esta selva terminológica, que seguro que todavía no ha terminado de crecer, insisto eso sí, desde el cariño: la madre que los parió. El que cada autor, gurú o bloguero haya acuñado su propio término para matizar algunos aspectos de la transmisión de información no ha hecho sino crear cierta confusión.

Solo se trata de que las personas siempre hemos estado ávidas de información, de contenidos. Y si son relevantes mostramos un gran interés. ¿Qué es la relevancia? Simplemente lo que nos interesa, nos emociona, nos entretiene o necesitamos conocer. Muchos veterinarios hemos enseñado con orgullo a nuestra madre el primer artículo que nos publicaron en una revista. Recordad su cara. Ese artículo, del que posiblemente no entendiera ni el título, era muy relevante para ella.  Y para algunos compañeros, espero.

En veterinaria tenemos un trecho recorrido: las marcas son relevantes para los veterinarios porque son los proveedores de las herramientas con las que trabajan (medicamentos, instrumental, alimentación…), ya existe una alianza. Por su parte, el propietario y el ganadero ya ha establecido vínculos de confianza con su veterinario y es una figura relevante (si no fuera así hubiera cambiado de veterinario). Los contenidos que veterinarios y marcas generen van a ser, en principio, bien acogidos. Solo hay que responder a las expectativas, que no es poco.

Ahora con las nuevas tecnologías cualquiera de nosotros, y aquí incluyo a las marcas, somos capaces de generar contenido y distribuirlo fácilmente. Y curiosamente existe siempre alguien al que le interesa lo que contamos. También lo espero, pues aquí estoy trasnochando delante de wordpress.

Lo hacemos en webs, blogs, redes sociales… que es donde se encuentra, en muchas ocasiones, el público al que queremos dirigirnos. Un público que elige en cada momento donde quiere interactuar y que ya no permite ninguna interrupción publicitaria que considere intrusiva.

Partiendo de estas sencillas premisas, el marketing de contenidos y su panoplia de términos satélites debe simplificarse para hacerlo manejable en nuestro ámbito:

  • Sabemos, o tenemos la obligación de identificar, qué temas le interesan a nuestro público y que coincidan con las áreas de interés de nuestra marca.
    • Si soy una marca comercial veterinaria, un antiparasitario por ejemplo, puede ser la rentabilidad de la clínica veterinaria o de la explotación ganadera, aspectos formativos, temas empresariales transversales…
    • Si soy una clínica veterinaria puede ser la protección animal, la prevención de enfermedades o su tratamiento, la relación afectiva, la tenencia responsable…
  • Generamos contenidos sobre el tema elegido durante el tiempo que creamos conveniente, así nos posicionamos como autoridad y aliado de nuestros clientes en torno a dicho tema. Ganamos relevancia.
  • Los contenidos son coherentes con nuestro propósito y adoptan la forma de historias que se van desarrollando para, entre todas ellas, conformar la historia de nuestra marca.
  • En torno al tema se conformará una comunidad que ayudo a potenciar con contenidos formativos/educativos, emocionales, inspiradores o que entretengan.
  • Hablamos lo justo de nuestra marca. Cuando lo hacemos será en un contexto que interese a nuestro público. No podemos ˝avasallar˝.
  • Distribuimos nuestros contenidos en los medios más adecuados, donde los van a encontrar las personas interesadas: redes sociales, web, blogs, canales de vídeo, charlas, publicaciones… Así se los entregaremos de forma pertinente y convincente.

En definitiva, la relación con nuestros clientes, desde el punto de vista del marketing de contenidos, se basa en aportarles contenido de calidad para ayudarles a tomar decisiones inteligentes que incluyen el consumo de nuestros productos y servicios.

Sin duda, un buen contenido es un buen negocio porque genera resultados. ¿Ya ves más sencillo abordar el marketing de contenidos? ¿Estas de acuerdo en utilizar contenidos como herramienta de marketing?

3 Respuestas a “Marketing de contenidos y la madre que los parió

  1. Difícil no estar de acuerdo!!!

  2. Tenemos que reinvindicar el sentido común!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s