Archivo de la categoría: Veterinaria más humana

Juan Carlos Nuviala, ilustración veterinaria y más

Hoy quiero mostraros el trabajo de Juan Carlos Nuviala por dos razones: se trata de una excelente dibujante formado en ilustración publicitaria y veterinaria y porque es mi hermano.

Como profesional tengo que destacar la enorme flexibilidad y la adaptación a numerosos estilos y técnicas (incluidas las técnicas digitales). Lo mismo le da acometer un dibujo técnico de gran precisión que abordar unas caricaturas.

No se trata solo de un artista (que lo es) sino que como ilustrador trata de ofrecer a la marca, al cliente, al proyecto editorial una personalidad propia, algo que lo distinga de los demás. Esta es la generosidad del ilustrador en contraposición al egoismo del artista: el estilo es el que más conviene al trabajo, al cliente y no el que identifica al dibujante.

Como hermano he de reprocharle que estamos en un mundo donde compartir es una de las tendencias. No tenía que haberse llevado tantos de esos genes que le permiten tener esta rara habilidad y haber dejado alguno para su hermano mayor.

Volviendo al tema que nos ocupa, está claro que las ilustraciones en veterinaria son imprescindibles. Como ya dijo Ramón y Cajal ˝Por precisa y minuciosa que sea una descripción de los objetos observados, siempre resultará inferior en claridad a un buen grabado˝. Dibujantes como Juan Carlos tienen un papel fundamental en la difusión de conocimientos ya sea en papel o en edición digital en la que los dibujos cobran una nueva dimensión con animaciones y elementos interactivos gracias al trabajo conjunto de equipos multidisciplinares.

En este mundo de la comunicación, cada día más convulso, la ilustración mantiene su valor. De momento es imprescindible.

Os dejo unas muestras de su trabajo. Estimad vosotros mismos si se trata de amor fraterno o merece la pena conocer su obra.

Ilustración de Carlos Nuviala Esqueleto de Paloma

Ilustración cabeza de caballo Juan Carlos Nuviala

Ilustración Juan Carlos Nuviala Esqueleto caballos

Musculatura de cabeza de caballo ilustrada por Juan Carlos Nuviala

Ilustración de Juan Carlos Nuviala para Schering Plough

Ilustración de Carlos Nuviala. La veterinaria en Egipto.

Ilustración de articulación por Juan Carlos Nuviala

Ilustración de Juan Carlos Nuviala para Diarsanyl de Ceva

Ilustración de Juan Carlos Nuviala sacos aéreos

Dibujantes veterinarios: Jacob Gragera

Mi compañero Jacob Gragera (si pinchas en su nombre irás a su web) es una “rara avis” fruto de alguna extraña conjunción de los astros. Discreto pero atento a todo lo que ocurre, reservado pero con momentos de brillante y divertida ironía, es una de esas personas con las que no te puedes llevar mal. La criatura tuvo que licenciarse en Veterinaria en Zaragoza y luego en Bellas Artes en Valencia. Así cualquiera. Ha sabido compaginar espléndidamente sus dos profesiones. Una mezcla difícil de encontrar pero que cuando se da consigue resultados profesionales llenos de rigor, simplicidad  y belleza artística. Un lujo tenerlo al lado como amigo y compañero en Grupo Asís.

Es un hecho que hoy asistimos al reinado de la imagen. La red social que más crecimiento está teniendo es Pinterest, basada en paneles en los que se comparten imágenes. Sin duda la fotografía y la imagen real de vídeo ocupan el trono.

Lo que ocurre, por suerte, es que hay imágenes y procesos que al fotografiarlos o grabarlos son confusos, no se entienden. Hay que realizar una ardua labor intelectual para simplificar y hacer claro y sencillo lo que es complejo y enrevesado.

Y he dicho “por suerte” porque así podemos disfrutar de la herramienta que hace posible este milagro: la ilustración. Simple o infográfica, figurativa o icónica, fija o animada… siempre es un placer observarlas, sentir como, gracias al dibujo, lo que era complicado se comprende de un vistazo. Y todo por obra del talento de dibujantes especializados como Jacob que hacen posible este pequeño milagro.

Espero que disfrutes con esta selección de sus trabajos que me ha cedido, con la amabilidad que le caracteriza, para poder mostrarlos.

Dibujo de Uveítis por Jacob Gragera

Esquema caballo Jacob Gragera

Célula dendrítica por Jacob Gragera

Musculatura del perro, por Jacob Gragera

Retina, por Jacob Gragera

Dibujo de ciclo de gasteropogillus de Jacob Gragera

Esquema de ubre por Jacob Gragera

Gato respiratorio, Jacob Gragera

El primer veterinario-publicitario, y además humanista

Rebuscando por los recovecos de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza se descubren viejos tesoros, o así lo entendemos los nostálgicos. En uno de estas exploraciones casi arqueológicas salieron a la luz unos viejos lienzos (15 en total) destinados a ejercer su labor pedagógica en las aulas y pasillos de la escuela de veterinaria de principios de siglo. Pequeñas joyas fotografiadas fugazmente que comparto con mucho gusto.

Mural de Pedro Martínez Baselga, el primer veterinario publicistas, en la Facultad de Veterinaria de Zaragoza

Mural de Pedro Martínez Baselga, el primer veterinario publicistas, en la Facultad de Veterinaria de Zaragoza

Mural de Pedro Martínez Baselga, el primer veterinario publicistas, en la Facultad de Veterinaria de Zaragoza

Mural de Pedro Martínez Baselga, el primer veterinario publicistas, en la Facultad de Veterinaria de Zaragoza

Mural de Pedro Martínez Baselga, el primer veterinario publicistas, en la Facultad de Veterinaria de Zaragoza

Mural de Pedro Martínez Baselga, el primer veterinario publicistas, en la Facultad de Veterinaria de Zaragoza

Mural de Pedro Martínez Baselga, el primer veterinario publicistas, en la Facultad de Veterinaria de Zaragoza

La autoría se debe a Don Pedro Martínez Baselga, veterinario militar (aunque nunca trabajó para el ejército), catedrático de patología veterinaria, primero de la Escuela de León y luego de la Escuela de Zaragoza (hasta su muerte en 1925), escritor y publicitario.

Seguramente la relación con su tío, Joaquín Costa, le impregnó de un espíritu humanista porque  además de varias obras veterinarias como Arquitectura del cerebro con arreglo al plan medular (Zaragoza, Tip. Emilio Casañal, 1907), escribió obras de carácter social y pedagógico.

No he podido saber quien fue el pintor de estos lienzos, pero si lo averiguo, informaré puntualmente, que este tipo de trabajos hechos con tanto cariño y dedicación bien merecen un recuerdo.