Archivo de la etiqueta: Reputación

Nadie tiene derecho a jugar con la reputación de la marca “Veterinaria”

Hoy voy a compartir una reflexión sobre la insospechada importancia de la comunicación en el ecosistema de la profesión veterinaria.

Uno de los lamentos más repetidos por los veterinarios es el escaso reconocimiento que, en ocasiones, la sociedad otorga a nuestra profesión. A pesar de que somos responsables, junto con los médicos, del mantenimiento de la salud de las personas. También del control de las enfermedades de los animales, del incremento de sus producciones, en cantidad y calidad con lo que intervenimos directamente en el mantenimiento del bienestar de la población humana… Entre otras tareas.

Estos cometidos bastarían para que la profesión gozara de una excelente imagen y reputación. Son muchos los esfuerzos que desde instituciones y diversos foros se están realizando para poner en valor nuestra profesión y ganar la consideración y reputación que sin duda nos merecemos. En este punto, es imprescindible que los veterinarios vayamos a una: todos los estamentos y miembros de la profesión estamos implicados.

Por eso me sorprendió un post que el Colegio de Veterinario de Málaga publicó en su página de Facebook. Realmente lo que me llamó la atención fue alguno de los comentarios. La imagen explica mejor lo que quiero decir.

Cuando alguien se comunica en un foro estrictamente personal, allá él con lo que hace con su “marca personal”. Si lo hace como miembro de una empresa, sus intervenciones públicas afectan a la imagen de la empresa. Y si pertenece a un gremio profesional sus opiniones, cuando se realizan en entornos profesionales, pueden afectar a la reputación de la profesión.

Y este es el caso. Un veterinario interviene frente a otros veterinarios con un tono como poco, reprobable. Las páginas de Facebook están abiertas a todos los usuarios ¿qué pensaran nuestros clientes cuando vean el tono que somos capaces de mantener en nuestras conversaciones? ¿esta imagen ayuda a revalorizar nuestro trabajo frente a los ciudadanos? Cada uno de nosotros representamos a la profesión veterinaria en cualquier intervención pública que realizamos.

Los códigos de conducta no solo son recomendables sino que deberían ser, en cierta medida, obligatorios. Y si las normas no obligan, lo debe de hacer la inteligencia.

Cartel colegio veterinarios iva

“Pero ¿qué mierda es esta?” es el primer comentario que se podía leer en una entrada de la página del Colegio de Veterinarios de Málaga y que informa de la distribución de un cartel sobre la subida del IVA en las clínicas veterinarias. Ni que decir tiene que el comentario no va dirigido a la subida del IVA, lo cual tendría justificación, sino que critica la acción de otros colegas.

Algunos consejos a vuelapluma

  • No estaría de más que Colegios, facultades, etc. informaran sobre una política adecuada de comportamiento en las redes sociales. Los códigos deontológicos y de conducta deben tener en cuenta las nuevas tecnologías.
  • Evita el lenguaje soez y los insultos en las redes. Nunca sabes el alcance que pueden llegar a tener. Es mejor descalificar por teléfono o en persona. Es más directo y en caso de llevar la razón, te deja más a gusto.
  • Sigue algunos principios: honestidad, respeto, responsabilidad profesional, sinceridad, cercanía, transparencia, lenguaje cuidado… Lo normal.
  • Ante un ataque injustificado o maleducado que pueda deteriorar la marca “Veterinaria” la mejor respuesta es ignorarlo o darle una réplica formal. Sin entrar al trapo. Aplica la norma Don’t feed the troll. Al fin y al cabo muchas veces los “trolls” solo buscan hinchar su ego. No les ayudes.
  • Establece estrategias en las redes y páginas web de las que seas responsable para evitar que este tipo de comentarios puedan expandirse. No hay que eliminarlos salvo que atenten contra principios éticos profundos o contra la legalidad, pero sí mostrar una cortés indiferencia.
  • Y por último, hay que hacer caso a las abuelas: los trapos sucios se lavan en casa. Ellas sí que saben aunque no utilicen las redes sociales.

La reputación veterinaria es el reconocimiento que la sociedad hace del comportamiento de los profesionales. Es un juicio de valor. Y en mi opinión el ciudadano puede relacionar la reputación de una profesión con el valor económico de los servicios que presta. Así de claro y de trascendente para todos.

Anuncios